Carlos Mora V.

¿Sabemos que nos engañamos a nosotros mismos? ¿Qué entendemos por este engaño? Creo que ello es muy importante; porque, cuanto más nos engañamos a nosotros mismos, mayor es la fuerza del engaño que nos brinda cierta vitalidad, cierta energía, cierta capacidad, lo cual hace que impongamos nuestro engaño a los demás. Krishnamurthi

Introducción

Una de nuestras grandes tareas mientras permanecemos en esta dimensión dentro del tiempo que se nos concede y se nos da la oportunidad de vivir, es identificarnos con nuestra autenticidad, conocernos, crecer de acuerdo a como percibimos nuestro compromiso de pasar, aun sabiendo que nuestro tránsito es relativo en función del tiempo y lo que es más, ni siquiera sabemos cuanto se nos ha legado para permanecer en esta dimensión.

 No podemos aceptar el autoengañarnos, deteriorar la manera de cómo hemos decidido aprovechar la oportunidad de vida concedida, y cómo debemos proceder en nuestras interrelaciones y roles que nos toca desempeñar.

 Debemos aceptar nuestras equivocaciones, errores, pero también aprender de ellas, corregirnos, evitar que se vuelvan a manifestar, más cuando hemos descuidado nuestra atención, nos mantenemos dormido ante las manifestaciones de este mundo ilusorio por el que pasamos.

No nos podemos permitir el autoengañarnos, no aceptar la realidad  con respecto a los hechos que afrontamos y en donde muchas veces fallamos, no podemos taranos justificando constantemente  , todo lo contrario debemos comprometernos en crecer de acuerdo a nuestras acciones positivas, experiencias, conocimientos que adquirimos.

En esta oportunidad nos adentramos en la importancia del autoengaño, lo que representa y sus repercusiones.

Consideraciones básicas

No nos sorprende como lo comenta Wikipedia al respecto, que uno está actuando de forma fraudulenta, normalmente  ello expresa sin quererlo señales de engaño. Por consiguiente, si el autoengaño permite a alguien creerse sus propias distorsiones, él no presentará dichas señales de engaño y por consiguiente parecerá contar la verdad.

Se dice además, que la habilidad de mentir, o de autoengañarse, no sea un rasgo elegido, sino el subproducto de un rasgo más importante que sí es escogido. El pensamiento abstracto da lugar a muchas ventajas, tales como una conducta más flexible y adaptativa, además de la innovación. Puesto que la mentira es una abstracción, el proceso mental de crear una mentira sólo puede producirse en animales con suficiente complejidad cerebral como para poder permitirse el pensamiento abstracto.

Lo cierto, que Wikipedia al referirse al autoengaño nos recuerda , que el autoengaño es el proceso de negarse a racionalizar importantes, relevantes y significantes evidencias y argumentos lógicos que son opuestos a los propios.

Se ha argumentado que todos los humanos sin excepción son altamente susceptibles al autoengaño, ya que todo el mundo tiene un bagaje emocional de creencias que en algunos casos pueden llegar a ser irracionales. Algunos biólogos sugieren, queel engaño es una parte importante del comportamiento humano, el instinto para el auto engaño puede dar a la persona una ventaja selectiva: si alguien se cree su propia mentira (por ejemplo su propia presentación sesgada hacia sus propios intereses), en teoría consecuentemente será mejor o más capaz de persuadir a los demás de su verdad.

Por su parte univision.com nos aporta , que el autoengaño es una estrategia más de supervivencia, nadie se libra de emplearlo en algún momento de su existencia, e incluso puede ayudar a superar momentos difíciles, pero si se emplea como norma en lugar de como excepción puede volverse enfermizo y en contra de uno.
Se nos comenta además, que muchas personas viven distorsionando la realidad, para tapar su miedo al fracaso, su falta de capacidad para aceptar la frustración, su temor a enfrentar las propias emociones o cambiar su vida, su zozobra ante el juicio negativo de los demás.

Se autoengañan, creyendo que mediante este subterfugio podrán mantener bajo control aquellas facetas, actitudes, deseos, ideas y emociones que consideran censurables.
Los autoengaños o mentiras vitales se sientan a la mesa de muchas casas y descansan en la almohada de muchas personas. En ocasiones son la compañía más habitual de un individuo. Y a veces se comparten con la familia, en un acuerdo tácito para no "poner los pies sobre la tierra".

 Lo cierto, que no debemos permitir, que el autoengaño se manifieste y nos domine, debemos enfrentar la realidad, aprender de nuestros errores, preocuparnos por autoconcernos, descubrir en donde están nuestras debilidades y dar paso a las transformaciones necesarias que nos den fortaleza, evitar la  oportunidad de que el  autoengaño aflore.

Considérese además,  lo que nos sugiere univision.com que para evadir la realidad y cumplir sus objetivos, la persona que se autoengaña, recurre a distintos mecanismos psicológicos, como la represión, mediante la cual se inhibe, excluye de la conciencia y se entierran en el olvido anhelos, recuerdos, ideas, impulsos y sentimientos, que se consideran inaceptables hasta que se llega a ignorar que han existido. Suelen reprimirse los deseos sexuales, los impulsos agresivos o las fantasías.

Por último, tómese en cuenta  lo que nos destaca el profesor  Robert L. Triver en selcervellsocial.net.  que,  el autoengaño podría considerarse una sofisticación del engaño ya que ocultar la mentira a uno mismo la hace más invisible ante el resto. Por ejemplo, si alguien empieza a hablar sobre un tema del que estoy profundamente interesado y comprometido, prestaré atención al movimiento de sus ojos, al rubor de su rostro, a su sudoración en cara y manos porque mi principal cometido es averiguar si su discurso nace desde la honestidad. En realidad, está más que demostrado que todos estos signos aparecen cuando alguien está conscientemente mintiendo, porque ocultar la verdad requiere un gran coste cognitivo. ¿Pero qué ocurre si la verdad queda relegada al inconsciente y la mentira a la consciencia? El coste cognitivo disminuye radicalmente. Ninguno de los signos antes mencionados aparece y por ello, la mentira se convierte en creíble no sólo para el protagonista sino también para sus interlocutores. El autoengaño, es un mecanismo que ha  sido seleccionado evolutivamente para servir al engaño e impedir su descubrimiento.

Por último, no olvide  lo que cita filosofiachina.blogspot.com ,que el autoengaño como actividad egocéntrica es una de las facetas del ego en la que caemos más fácilmente. Al no darnos cuenta de esta actividad puede pasar desapercibida y enturbiar un entendimiento claro.
Normalmente cuando hay algún tipo de esfuerzo hay autoengaño. Cuando nos definimos a nosotros mismos y a los demás con palabras suele haber autoengaño. Cuando buscamos la solución a un conflicto psicológico hay autoengaño, hay resistencia.
Por todo esto siempre ha sido motivo de estudio por personas serias, ya sean psicólogos occidentales o filósofos orientales
.